MAGIC MIST

Para enseñar Inglés, hay determinados momentos en los que necesitamos que los niños y niñas se preparen, se mantengan en silencio y estén muy atentos, como por ejemplo antes de explicar una nueva lección, vocabulario o antes de leer una historia. Conseguir esto se hace muy complicado muchas veces a través de la palabra, los tratos con ellos no valen y si alzamos la voz no conseguimos nada, salvo por desgracia, nuestra propia afonía.

Es por esto por lo que, siguiendo a la autora Vanessa Reilly, propongo el empleo de una técnica nueva: el vaporizador mágico. Para ello solo necesitamos un bote de spray vacío, el cual podemos rellenar con el perfume que queramos. Preferiblemente se recomienda Lavanda, por sus propiedades relajantes y calmantes.
                                      



Así, antes de la actividad que queramos realizar, anunciamos a los niños que vamos a rociarlos con un spray mágico que va a hacer que al escuchar la historia estén muy atentos, al mismo tiempo que repetimos, por ejemplo, lo siguiente:

Quiet time for the story (por ejemplo).
Quiet everyone.
Quiet time for the story.
Quiet everyone.

O también el clásico...

Open your eyes,
open your ears,
close your mouth
and hands on your knees.

Esta última va acompañada de gestos muy evidentes, además es una forma muy sutil de introducir las partes del cuerpo.

De esta manera conseguimos llamar la atención del niño o niña, que se quedará en silencio creyendo en la magia de esta fragancia mágica. Esto debería causar efecto para ellos ya que viven siempre rodeados de fantasía y sueñan con mundos imaginarios. Es por esto por lo que se pretende acercar esta magia en las aulas para aumentar tanto su motivación como interés y hacer del inglés un espacio divertido y diferente
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada